Es la cirugía para tratar la sudoración que es más copiosa de lo normal. Esta afección se denomina hiperhidrosis. Por lo regular, la cirugía se utiliza para tratar la sudoración en las palmas de las manos o la cara. Los nervios simpáticos controlan la sudoración. Con la cirugía, se cortan estos nervios a la parte del cuerpo que suda demasiado.

Para llevar a cabo este procedimiento, es preciso utilizar anestesia general y permanecer en torno a 24 horas hospitalizado tras el procedimiento.

La recuperación completa se produce a los 2-3 días. La eficacia de la técnica en los pacientes antes señalados es casi del 100%.